II MACAEL MÁRMOL TRAIL
julio 20, 2017
IV GYMKANA DE LA TAPA
septiembre 22, 2017
EL MÁRMOL DE MACAEL EN MEDINA AZAHARA

EL MÁRMOL DE MACAEL EN MEDINA AZAHARA

Medina Azahara o la “Ciudad Brillante” para los musulmanes,  es uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de España. Mandado construir por el primer califa cordobés, Abd Al-Rahmán III. La ciudad palatina fue un símbolo de la independencia del Califato de Córdoba frente al Abbasí de Damasco y el fatimí de Egipto. El final del califato supuso también el final de Medina Azahara, destruido en la Guerra Civil que dio paso a los reinos de Taifas.

En esta época, Córdoba se convirtió en la más importante capital del mundo desde el Imperio Romano, alcanzando los 450.000 habitantes, además de ser un centro financiero, cultural, artístico y comercial de primer orden.
Salón Rico

Según Barrios-Neira[1], los Mármoles de Macael están presentes en tablones tallados que revisten las paredes de los salones, en solerías y columnas. Además encontramos otros mármoles, de Portugal (Estremoz) e Italia (Carrara), procedentes de elementos de época romana reutilizados.

Entre todos los elementos elaborados en mármol destacan la talla del árbol de la vida y los capiteles con forma de “avispero” del “Salón Rico”.

El Salón Rico, salón de recepciones políticas de Abd Al-Ramán III, junto al jardín aledaño, era el espacio más significativo de Medina Azahara, desde el punto de vista artístico y simbólico.

Recibe la denominación de “Salón Rico” por lo espectacular de su decoración, en la que destacan los dos elementos, elaborados en Mármol de Macael, antes citados: el bosque de columnas con los arcos de herradura califales; y el uso de una nueva técnica: la decoración mediante tallas sobre tableros de mármol que revestían los paramentos constructivos, con un tema definido, “El Árbol de la Vida”, que simboliza el universo en clave cosmológica.

Capitel CalifalBasa Califal

EL ÁRBOL DE LA VIDA (Decoración que reviste el Salón Rico de Medina Azahara, cargada de simbolismo, tallada en Mármol de Macael)

El Árbol de la Vida

Esta decoración está influida por el arte persa y sasánida, anterior a la fundación del islam. El Hom del siglo VI a.c fue el árbol divino creado por el dios de la sabiduría y la bondad del que luego beberá la decoración Omeya.

En Medina Azahara el árbol tiene desarrollo simétrico sobre el eje del tronco, mientras las hojas y las ramas se entrelazan reforzando la idea de “infinitud”. Se recrearan fundamentalmente hojas de vid, palmetas, roleos y- piñas debido a la mezcla de influencias decorativas clásica, romana, bizantina y sasánida.

Los árboles de la vida han sido denominados con decenas de nombres en la historia del hombre y en puntos tan distantes como América, Europa u Oriente.

Su iconografía ha ido evolucionando con el tiempo y las culturas, aunque en todos los casos es un árbol simétrico, en el que suelen ser visibles las raíces, hundidas en la tierra, conectando con la idea de lo pasajero y la muerte, mientras que las ramas y sus hojas se abren sosteniendo la bóveda celeste, lo divino y el bien.

[1] Barrios-Neira, J., Montealegre, L., Nieto, M., & Palma, J. (2003). Contribución al estudio litológico de los materiales empleados en monumentos de Córdoba de distintas épocas. Arqueología de la Arquitectura, (2), 47-53.